Noticias

“LOS PADRES TIENEN QUE SER, SOBRE TODO, PADRES”

Árbitros, críticos deportivos, entrenadores, fans, hooligans… de todo un poco hacemos los padres cuando tenemos a nuestros hijos en competición. Y lo peor no es que ejercemos un rol diferente en cada ocasión sino que los ejercemos todos al mismo tiempo mientras se desarrolla el partido. Sobre estas cuestiones trató la charla que tuvo lugar ayer tarde en las instalaciones del Club Juventud Alcalá.

Luis González y Sara Albertí, responsables de Psicología Deportiva en el Club desde el pasado mes de septiembre, destacaron que, sin embargo, el papel más importante y el más difícil de ejercer es “simplemente” el de padres y madres. Los padres tienen que aceptar y entender que su rol es fundamental en el desarrollo deportivo de su hijos. El baloncesto trasmite valores, propone conductas y contribuye, por tanto, a la evolución de la personalidad y del carácter de nuestros hijos. Igual que es importante el refuerzo y el apoyo de los padres en cualquier otra actividad de su vida, como por ejemplo, en el colegio o el instituto, los padres deben comprender que su papel no es el de ser árbitros, ni entrenadores, ni críticos deportivos: basta con ser padres y apoyar a nuestros hijos antes, durante y después de la competición. Este es el rol más importante que podemos desempeñar y el que más les va a ayudar a ser mejores personas y mejores deportistas.

En lo que coinciden todos los expertos es que las mejores herramientas son dos: hablar mucho con ellos y escuchar todo lo que tienen que decir. Reforzar siempre los aspectos positivos, evitar magnificar los errores y, sobre todo, adaptar y adecuar nuestras reacciones al resultado y al estado emocional del momento. En el baloncesto de competición, como en cualquier otro deporte, al final sólo hay dos estados finales posibles: la victoria o la derrota y nuestro papel es prepararles para aprender tanto en una como en la otra.

Después de la charla se abrió un turno de palabra en el que los padres y las madres asistentes tuvieron la oportunidad de preguntar aspectos más puntuales de la relación padres-hijos en estos contextos y se interesaron por el trabajo que se hace en el Club desde Psicología Deportiva.