Crónicas

JUNIOR FEDERADO BLANCO: Juventud Alcalá, 49 – Villa de Algete, 51

DS 05/04/2016. Después del parón de Semana Santa nuestro Júnior federado comenzaba la segunda fase, en la cual se peleará para quedar en séptima posición. El partido comenzó a las 9:45 estando nuestros jugadores citados a las 8:45 con la finalidad de practicar el tiro, entrar en calor y empezar el partido motivados por la charla previa del entrenador.

El rival era Villa de Algete, equipo no completamente desconocido para los nuestros puesto que nos habíamos enfrentado a ellos en pretemporada. En aquel partido la victoria se decantó a nuestro favor por la mínima, así que podía intuir que no iba a ser un partido fácil.

El equipo llegaba al completo, excepto por la lesión del capitán que se perderá probablemente el resto de la temporada. Para solucionar este problema el entrenador subió a uno de los cadetes, por lo que el equipo contó con doce jugadores por primera vez en mucho tiempo.

El partido comenzó con una defensa 1-3-1 por parte de nuestros Juniors la cual dio un muy bueno resultado hasta la mitad del segundo cuarto, que comenzaron a atacarla con dos pívots en poste bajo. Respecto al ataque, fue muy gris durante todo el partido. No circuló la pelota con rapidez, no salió nada de la pizarra, ni hubo acierto en el tiro de media-larga distancia; un hecho que pasó  factura a lo largo del partido, debido que las zonas no se supieron atacar con solvencia. A pesar del mal día en taque nuestro equipo se mantenía pegado en el marcador (no demasiado elevado, aunque el último cuarto aumento considerablemente la puntuación del mismo)

Siguiendo esta estructura, el partido se decidió en la última jugada, estando tres puntos por debajo en el marcador. Se pidió tiempo muerto y se diseñó el sistema ataque que iba a proporcionar el triple de la victoria. Pero las cosas no salieron según lo previsto y el tiro acabo en un “air-ball”, hundiendo los ánimos tanto de entrenador como de jugadores.

A pesar de todo, si algo se caracteriza a este equipo es su garra, por lo que no nos cabe la menor duda a todos los que vimos el partido que se levantarán y volverán mejor que nunca.